La isla de San Miguel en Azores es sinónimo de naturaleza y cráteres volcánicos, que ahora albergan enormes lagos y una vegetación exuberante. Las fumarolas y piscinas termales son el fiel reflejo de su pasado volcánico. También su plato estrella, el cocido de Furnas, que cocinan bajo tierra aprovechando el suelo caliente por la lava volcánica. Pero esta isla tiene mucho más: senderos para hacer trekking, miradores, playas, iglesias y paisajes teñidos de verde. Aquí te cuento todos los imprescindibles que ver en Azores en cuatro días.

Muelle cerca de Ponta Delgada, la capital de la isla de San Miguel en Azores.
Muelle cerca de Ponta Delgada, la capital de la isla de San Miguel en Azores.

 

De un total de nueve islas, la isla de San Miguel en Azores es una muy buena opción para un primer viaje al archipiélago portugués. Con una población de 137.000 habitantes, es con diferencia la isla más poblada, seguida de Terceira con 56.000 habitantes.

Planificar tu viaje por la isla de San Miguel en Azores es sencillo. Muy probablemente te alojes en Ponta Delgada. Desde allí, estarás a un máximo de 1 hora en coche de los puntos de interés más alejados de la isla, como Ferraria o Mosteiros en el oeste o la zona de Nordeste (¿en qué punto cardinal crees que está? 😉

Miradouro do Santiago, Azores.
Miradouro do Santiago, Azores.

 

Otro punto importante es cómo desplazarse por la isla de San Miguel en Azores. Pues bien, si tienes carnet de conducir, lo mejor es que alquiles un coche en el aeropuerto de Ponta Delgada. Podrás moverte con total libertad desde tu llegada y parar en los miradores tantas veces como quieras. Además, no hay transporte público desde el aeropuerto a Ponta Delgada, por lo que tendrás que coger un taxi (precio cerrado de 10€) si no coges coche de alquiler.

Pero que no cunda el pánico. Si prefieres despreocuparte de conducir o no tienes carnet, otra opción es ir en taxi a Ponta Delgada y después contratar excursiones por la isla de San Miguel.

Este archipiélago se encuentra en medio del Océano Atlántico y tiene un huso horario diferente a la península de Portugal. Tendrás que restar una hora más en tu reloj. Es decir, si en Lisboa son las 9:00 h, en Azores serán las 8:00 h. En España ocurre algo similar, ya sabes: “una hora menos en Canarias”.

Tengo que confesarte que aunque viajo mucho, me da cada vez más miedo volar. Mucho me habían hablado del aterrizaje terrorífico en Azores y he de decir que los he tenido mucho peores. Depende del lado en que te sientes en el avión, en el aterrizaje verás o solo mar o un acantilado. Yo pude ver cómo el avión volaba en paralelo al acantilado y el aterrizaje fue fantástico. Eso sí, muchos me comentasteis sobre el aterrizaje en la isla de Corvo, también en Azores. Al ser mucho más pequeña, el aterrizaje es más complejo por lo que me decís. Pero insisto: los pilotos están acostumbradísimos a aterrizar allí, así que fuera miedos.

Pista de despegue/ aterrizaje en Ponta Delgada (isla de San Miguel en Azores).
Pista de despegue/ aterrizaje en Ponta Delgada (isla de San Miguel en Azores).

 

Por último, te recomiendo paciencia con el clima. Las nubes serán una constante durante todo el viaje, pero van y vienen. Además, como las distancias son bastante asequibles, no será un gran impedimento volver al día siguiente a ese mismo lugar si está más despejado. Eso es lo que hice yo en el Miradouro da Boca do Inferno. El primer día estaba tan nublado que apenas se podían ver las calderas volcánicas. Al día siguiente le dimos otra oportunidad y fue… ¡soberbio!

El Miradouro da Boca do Inferno es naturaleza en estado puro.
El Miradouro da Boca do Inferno es naturaleza en estado puro.

 

Ya tienes todos los consejos que debes saber para ir organizando tu viaje. Como el tiempo es oro, solo te voy a quitar un minuto más, es importante que conozcas mi itinerario completo en la isla de San Miguel en Azores para que no te pierdas ningún imprescindible.

ITINERARIO POR LA ISLA DE SAN MIGUEL EN AZORES

Día 1: Vuelo de Madrid a Ponta Delgada y visita de Ponta Delgada

Día 2: Vista do Rei – Miradouro de Cerrado das Freiras – Caldeira das Sete Cidades – Miradouro do Escalvado – Mosteiros – Termas da Ferraria – Lagoa do Canario – Miradouro da Boca do Inferno – Ponta Delgada

Día 3: Lagoa do Fogo – Caldeira Velha – Miradouro Pico do Ferro – Furnas – Nordeste – Provoaçao – Lagoa

Día 4: Miradouro da Boca do Inferno – Vila Franca do Campo – vuelo de Ponta Delgada a Madrid

QUÉ VER EN LA ISLA DE SAN MIGUEL EN AZORES EN 4 DÍAS

Día 1: Vuelo de Madrid a Ponta Delgada y visita de Ponta Delgada

Aunque no me extrañaría que en un futuro abran una ruta directa, de momento no hay vuelos directos de Madrid a Ponta Delgada. Mi trayecto fue Madrid-Lisboa (salida el sábado a las 10:05 h y llegada a las 10:20 h a Lisboa) y segundo vuelo de Lisboa a Ponta Delgada (salida a las 11:15h y llegada a las 12:36h). Ten en cuenta la diferencia horaria que te comentaba antes: en el primer vuelo se resta una hora y en el segundo vuelo, otra hora más.

Cogimos el coche de alquiler en el propio aeropuerto de Ponta Delgada y fuimos al hotel en Lagoa a dejar el equipaje y hacer el check-in. Pedimos unas raciones en un restaurante cercano (¡sigo impactada con el plato de morcilla con piña!). Primero intentamos entrar en la Gruta do Carvão, pero había que esperar una hora hasta el siguiente tour guiado. Un error no haber consultado antes los horarios de la Gruta do Carvão. Descartamos la opción de esperar y nos fuimos a Ponta Delgada, donde vimos el Fuerte de São Bras por fuera y dimos un paseo por la capital de la isla de San Miguel en Azores. No te vayas de Ponta Delgada sin ver las Puertas de la Ciudad iluminadas y callejea por la Praça Vasco de Gama y la Praça do Municipio. Merienda-cena en Ponta Delgada y noche en Lagoa.

El fuerte de São Bras es la mayor fortaleza de la isla que sirvió para defenderse de piratas y corsarios.
El fuerte de São Bras es la mayor fortaleza de la isla que sirvió para defenderse de piratas y corsarios.

 

Día 2: Vista do Rei – Miradouro de Cerrado das Freiras – Caldeira das Sete Cidades – Miradouro do Escalvado – Mosteiros – Termas da Ferraria – Lagoa do Canario – Miradouro da Boca do Inferno – Ponta Delgada

El segundo día visitamos el oeste de la isla de San Miguel en Azores. El día amaneció muy nublado y no nos permitió ver la Vista do Rei como esperábamos. Desde allí vimos por fuera el Monte Palace, un hotel en ruinas. Nos dirigimos al Miradoudo do Cerrado das Freiras. Después fuimos a la Caldeira das Sete Cidades. Ver la caldera volcánica con un lago central y las paredes verdes y disfrutar de la vista de los dos lagos (lago verde y lago azul), no tiene precio. Paramos también en Sete Cidades (pueblo) y no tiene nada reseñable más allá del Plano de Agua das Sete Cidades, un gran lago con patos.

Plano de Agua das Sete Cidades, Azores.
Plano de Agua das Sete Cidades, Azores.

 

Laguna verde a la izquierda y laguna azul a la derecha forman parte del paisaje de las Sete Cidades.
Laguna verde a la izquierda y laguna azul a la derecha forman parte del paisaje de las Sete Cidades.

 

 

Si eres intrépido, puedes subir a la azotea del Monte Palace, este hotel en ruinas.
Si eres intrépido, puedes subir a la azotea del Monte Palace, este hotel en ruinas.

 

A continuación paramos en el Miradouro do Escalvado (perfecto para el avistamiento de cetáceos) y nos acercamos a Mosteiros, donde dimos un paseo agradable por las piscinas naturales y comimos de maravilla. Nada más comer, tocaba el turno de las Termas da Ferraria, de lo mejor que ver en la isla de San Miguel en Azores. Por último, visitamos Lagoa do Canario (donde me llené de fango hasta los tobillos) y el Miradouro da Boca do Inferno (más nublado, imposible). Como nos pillaba de camino al hotel, hacemos parada en Ponta Delgada a cenar algo. Noche en Lagoa.

Lagoa do Canario es el lugar perfecto para desconectar de la rutina.
Lagoa do Canario es el lugar perfecto para desconectar de la rutina.

 

La gente se baña en las termas da Ferraria hasta en invierno.
La gente se baña en las termas da Ferraria hasta en invierno.

 

Día 3: Lagoa do Fogo – Caldeira Velha – Miradouro Pico do Ferro – Furnas – Nordeste – Provoaçao – Lagoa

El tercer día aprovechamos que estaba despejado para ir a Lagoa do Fogo, un nombre muy explícito. Un lago que hoy en día se encuentra donde antes hubo fuego tras la erupción de un volcán ya extinto. Se tarda 30 min en bajar a la orilla, pero merece la pena. Después paramos en la Caldeira Velha, donde vimos fumarolas a 60-100 grados y unas piscinas termales perfectas para darse un baño. A continuación paramos en el Miradouro Pico do Ferro y llegamos al lugar tan esperado, Furnas. Aquí verás la actividad volcánica junto al lago y en el centro de Furnas junto a las viviendas. ¡Se ve el humo de las fumarolas a bastante distancia! Y cómo no, aprovechamos para probar el cocido de Furnas, más rico de lo que pensaba.

En Furnas puedes ver la actividad volcánica todavía presente en la isla de San Miguel en Azores.
En Furnas puedes ver la actividad volcánica todavía presente en la isla de San Miguel en Azores.

 

Después fuimos rumbo a Nordeste (aquí lo principal son los miradores, cada cual más espectacular) y paramos en Provoaçao a tomar un café, donde sorprendentemente encontramos un zoo junto a la plaza central. Aquí se me ocurrió pedir un “café com leite” y el camarero no me entendía… ¿Qué iba a pedir en una cafetería? Noche en Lagoa.

 

La zona Nordeste de Azores está repleta de miradores que dan al mar y a llanuras cubiertas de vegetación.
La zona Nordeste de Azores está repleta de miradores que dan al mar y a llanuras cubiertas de vegetación.

 

Miradouro da Ponta do Sossego con un jardín muy cuidado y parrillas de piedra donde organizar una barbacoa.
Miradouro da Ponta do Sossego con un jardín muy cuidado y parrillas de piedra donde organizar una barbacoa.

 

Faro do Arnel, Nordeste de Azores.
Faro do Arnel, Nordeste de Azores.

 

Día 4: Miradouro da Boca do Inferno – Vila Franca do Campo – vuelo de Ponta Delgada a Madrid

Último día en la isla de San Miguel en Azores. No podía irme sin darle otra oportunidad al Miradouro da Boca do Inferno para verlo sin nubes. ¡El que la sigue, la consigue! No tengo palabras para describir las vistas desde ese mirador. Varias calderas volcánicas a tus pies, el mar azul celeste a lo lejos, el cielo, las nubes. Se respira aire puro. Apenas hay gente a primera hora de la mañana, por lo que tenemos tiempo para hacer fotos (muchas) y posar como buenamente sé.

Miradouro da Boca do Inferno totalmente despejado... ¡un privilegio!
Miradouro da Boca do Inferno totalmente despejado… ¡un privilegio!

 

Después de este espectáculo, nos encaminamos a Vila Franca do Campo y después vuelta a Lagoa para comer algo rápido y partir al aeropuerto. Dejamos el coche de alquiler y vuelo de vuelta a Madrid, esta vez con escala en Oporto. Llegada a Madrid a las 22:30 horas. El viaje a la isla de San Miguel en Azores no pudo estar más aprovechado. ¿Cuándo dices que reservas tus vuelos a este paraíso verde?