Templo Dorado o Kinkakuji de Kioto.
Una de las visitas imprescindibles en Kioto es el Templo Dorado o Kinkakuji.

 

Japón es un mundo aparte que no deja indiferente a nadie. Es una mezcla de caos y orden, de tradición y modernidad, de lo estrafalario y lo comedido. Desde templos, jardines zen y bosques de bambúes en Kioto, luces de neón y rascacielos en Tokio, el gran buda en Kamakura o galerías comerciales en cada esquina de Osaka, hasta el remanso de paz con ciervos inofensivos (y adorables) en Nara, la naturaleza japonesa en estado puro en Nikko, la isla artificial de Odaiba, la ruta Nakasendo a pie, que durante el periodo Edo unía Tokio y Kioto, el Tori más fotografiado de Japón en Miyajima, junto a lugares que desgraciadamente son historia como Hiroshima, ciudad que fue víctima del primer ataque con bomba atómica de la historia en 1945. Con una gastronomía exquisita y variada en la que no todo es sushi, la puntualidad asombrosa de los medios de transporte y una población extremadamente servicial, Japón es un país que deja huella y al que probablemente quieras volver (yo lo haría).

¿CÓMO LLEGAR A JAPÓN?

Actualmente existe algún vuelo directo desde España a Japón, aunque lo más habitual es hacer una escala en el hub de la compañía aérea con la que viajes. Un vuelo directo de Madrid a Tokio dura aproximadamente 13h 15 min. Si haces escala, es muy probable que te ahorres unos euros. Eso sí, fíjate bien en la duración de la escala, ¡no creo que quieras estar horas y horas esperando en el aeropuerto!

Desde España hay vuelos a Tokio, Nagoya, Asahikawa, Fukuoka, Hiroshima, Kagoshima, Niigata, Okayama, Okinawa, Osaka, Sapporo, Shizuoka y Toyama. No podrás volar directamente a Kioto porque no tiene aeropuerto, pero la red de transportes es muy buena y no tendrás problema para llegar por otros medios.

Si vas a viajar por libre, lo mejor es que consultes los siguientes precios:

  • Vuelo de ida y vuelta desde tu ciudad de origen. En mi caso, compré un vuelo Madrid-Tokio-Madrid vía Estambul. Esta es la opción más económica y la más recomendable. Un vuelo a Tokio puede costar desde 500€ si lo reservas con antelación y viajas en temporada media o baja haciendo una escala. En temporada alta puede rondar los 800-900€.
  • Vuelo de ida a una ciudad y vuelta por otra diferente. No recomiendo esta opción por su coste elevado. Si vuelas por ejemplo a Tokio y vuelves desde Hiroshima, el precio total será significativamente mayor. Además, como seguramente comprarás el Japan Rail Pass (JR Pass), que incluye viajes ilimitados en tren durante 7, 14 ó 21 días, puedes utilizarlo para coger un tren bala de vuelta a Tokio. Como su nombre indica, hará que llegues a tu destino en un santiamén.
  • Vuelos domésticos: La mejor opción para moverse por Japón es en tren, por lo que evita coger vuelos domésticos. Con el JR Pass puedes llegar a la mayoría de las ciudades en muy poco tiempo. De los trayectos más largos que harás será el que une Tokio y Kioto, que en tren bala dura alrededor de 3 horas. Es sin duda la opción más cómoda, rápida y económica para moverse por Japón.

¿NECESITO VISADO PARA VIAJAR A JAPÓN?

Si eres ciudadano español y viajas por un período máximo de 90 días, no necesitas visado si el motivo del viaje es turístico, visita a familiares, reuniones de negocios, asistencia a congresos u otras actividades no remuneradas. Puedes encontrar más información en la Página de la Embajada del Japón en España.

Para el resto de nacionalidades, os dejo este listado donde aparecen los 68 países o regiones exentos de visado para entrar en Japón. Chequea si tu país de origen está entre ellos.

¿QUÉ MONEDA HAY EN JAPÓN?

La moneda de Japón es el yen (¥) y se pronuncia “en” en japonés. El tipo de cambio en 2017 era 1 EUR= 130,087 yenes. Para comprobar el tipo de cambio actual, yo suelo utilizar esta página de conversión de divisas.

¿QUÉ ENCHUFES SE UTILIZAN?

La corriente eléctrica en Japón es de 100 voltios, pero existen dos frecuencias posibles: de 50 o 60 hertzios. Los enchufes son de dos clavijas planas tipo A. En España los enchufes son también de dos clavijas, aunque con forma redondeada y de tipo F, por lo que necesitarás un adaptador a tu llegada al país nipón. Puedes comprarlo directamente en Japón, el precio rondará entre 200 y 500 yenes. Si prefieres llevarlo desde España, te recomiendo que compres un adaptador universal (7-12€), que te servirá para el resto de países a los que viajes.

¿QUÉ CLIMA HAY EN JAPÓN?

Japón es un archipiélago en el que puedes disfrutar de las cuatro estaciones del año. Por lo general, las temperaturas más frías se dan en el norte y las más cálidas al sur. En cuanto a la mejor época del año en la que visitar Japón, yo me quedaría con el otoño, para ver esos paisajes rojizos de quitar el hipo. O quizás primavera, cuando las temperaturas son más suaves y puedes disfrutar del ‘hanami’, es decir, contemplar la floración de los cerezos. Si sois calurosos, como es mi caso, evitad en la medida de lo posible ir en verano, ya que las temperaturas pueden alcanzar los 30 grados, es temporada de lluvias y además la humedad hace difícil disfrutar de la ciudad sin sudar la gota gorda, literalmente.

  • Invierno: de diciembre a febrero. Temperatura mínima de -4ºC al norte y máxima de 13ºC al sur
  • Primavera: de marzo a mayo. Temperatura mínima de 3ºC al norte y máxima de 22ºC al sur
  • Verano: de junio a agosto. Temperatura mínima de 18ºC al norte y máxima de 30ºC al sur
  • Otoño: de septiembre a noviembre. Temperatura mínima de 6ºC al norte y máxima de 21ºC al sur

*En las temperaturas que he indicado previamente no he incluido la isla de Naha, en la Prefectura de Okinawa, para no desvirtuar las cifras. En esta pequeña isla disfrutan de un clima bastante cálido durante todo el año, con temperaturas mínimas de 17ºC y máximas de 30ºC.

¿CUÁNTOS DÍAS NECESITO PARA VIAJAR A JAPÓN?

 Itinerario de 2 semanas por Japón:

 Japón es de mis países favoritos, no lo voy a negar. Tiene historia, paisajes de cuento, ciudades completamente diferentes a lo que estamos acostumbrados, lugares que te teletransportan a los escenarios de grandes películas como ‘Memorias de una Geisha’. Tiene a una población extremadamente educada y servicial, una gastronomía exquisita, los famosos trenes bala (shinkansen). Tiene algo especial que estoy segura te dejará maravillad@ según aterrices en el país nipón.

Por todo esto (y mucho más), no recomendaría un viaje a Japón de una semana, ya que solo te daría tiempo a ver una o dos ciudades, probablemente Tokio y/o Kioto.

El recorrido que recomiendo para 2 semanas es el siguiente:

  • Tokio: no ir menos de 3 días, ¡si no os quedaréis con ganas de más! Visitar el mercado de pescado de Tsukiji y el Palacio Imperial en Ginza, zona de Asakusa, parque Ueno, la torre Tokio Sky Tree, en Shinjuku subir al ayuntamiento para disfrutar de las vistas, la zona de Kabuchi-cho repleta de luces de neón, el parque Yoyogi, la calle Takeshita-dori, la arquitectura de Omote-sando, el famoso cruce de Shibuya, hacerse una foto con la estatua del perro Hachiko y zona de Akihabara con tiendas tecnológicas en cada esquina y el barrio del anime por excelencia. Y por supuesto, templos y más templos, como Senso-ji en Asakusa o el santuario de Meiji-jingu.
  • Nikko: a 3 horas de Tokio, encuentras naturaleza japonesa en estado puro y un conjunto de templos exuberantes, como Tosho-gu, Rinno-ji, Taiyuin-byo y Futarasan-jinja.
  • Kioto: mi ciudad favorita de Japón, a pesar de perder un poco el encanto por ser un hervidero de turistas. Visita los templos de Fushimi Inari-taisha (te sonará por la película Memorias de una Geisha), Kiyomizu-dera, Nanzen-ji, Tetsugaku-no-michi, Daitoku-ji, el templo dorado Kinkaku-ji, Arashiyama y Sagano para ver el famoso bosque de bambúes, el templo Tenyu-ji y el parque de monos Iwatayama, o dar un paseo vespertino por Gion o Ponto-cho, donde con suerte podrás ver alguna Geisha.
  • Nara: parque precioso donde campan a sus anchas unos 1.200 ciervos inofensivos (aunque a veces te muerden la ropa). Mira los calendarios de festivales al aire libre en Nara para hacerlo coincidir con tu visita, es digno de ver la perfecta coordinación de los bailarines, los trajes coloridos, la música pegadiza y el pasacalles que hacen posteriormente por el centro de la ciudad. En Nara también puedes ver varios templos, recomiendo el Todai-ji con el gran Buda.
  • Hiroshima: imprescindible visitar el Parque Conmemorativo de la Paz y el Museo de la Paz para conocer la trágica historia de la ciudad, que fue víctima del primer ataque con bomba atómica de la historia en 1945. Ya lo dijo Cicerón: “El hombre no tiene enemigo peor que él mismo”.
  • Miyajima: isla a 1 hora de Hiroshima donde verás una imagen de postal: el torii (puerta de santuario sintoísta) flotante del templo Itsukushima-jinja. Cuando yo lo visité había bajamar y se podía caminar hasta el mismo torii.
  • Kamakura: a solo 1 hora de Tokio. Aquí está Daibutsu, la estatua gigante de Buda en bronce. Puedes entrar al interior de la estatua por el módico precio de 20 yenes.
  • Osaka: es como una mini Tokio, con luces de neón, infinidad de comercios, restaurantes y galerías comerciales como Dotombori o la zona de Den Den Town (el equivalente a Akihabara en Tokio). Imprescindible probar el takoyaki, bolas fritas rellenas de pulpo.

 Itinerario de 3 semanas por Japón

El itinerario de 3 semanas incluye las mismas ciudades que en el itinerario para 2 semanas, pero añadiendo:

  • Hakone: paisaje de montaña con el Monte Fuji de fondo, casas tradicionales y onsen (baños de aguas termales) para vivir una auténtica experiencia como los locales. Lee bien las condiciones del onsen, ya que la mayoría están divididos por sexos. Si vas en pareja, lo mejor es “alquilar” un onsen en algún ryokan durante 1 hora.
  • Magome y Tsumago: excelentes parajes naturales por la antigua ruta Nakasendo, que comunicaba Tokio y Kioto a través de los Alpes japoneses. El tramo que va de Magome a Tsumago tiene una extensión de 7,8 kilómetros de casas tradicionales de madera, zonas boscosas, un mirador y ¡hasta campanas para ahuyentar a los osos!
  • Odaiba: isla artificial construida sobre terreno ganado al mar, con el edificio Fuji TV, un centro comercial y restaurantes. Lo mejor es el trayecto a la isla en el tren Yurikamome sin conductor (¡recuerda ponerte en la cola del primer vagón para verlo mejor!). Yo no fui, pero me recomendaron también el Oedo Onsen Monogatari, una especie de Disneyland pero en forma de parque con aguas termales.
  • Monte Fuji: si te encanta hacer trekking, subir a la cima del Monte Fuji puede ser un plan perfecto. Eso sí, la cota es lo suficientemente alta como para provocarte un mal de altura, así que tómatelo con calma. Ten en cuenta también los cambios de temperatura que sufrirás a lo largo de la caminata y, sobra decirlo, lleva agua como si no hubiera un mañana. J Otra opción más relajada es acercarte a la región de los Cinco Lagos del Fuji, desde donde puedes ver el Monte Fuji (siempre que no haya niebla). De todos los lagos, recomiendo la zona de Kawaguchi-ko.

  ¿CUÁNTO CUESTA UN VIAJE A JAPÓN?

Alojamiento: los hostales cuestan entre 2.000 y 4.000 yenes por noche en habitación compartida. Los hoteles cápsula rondan los 3.000-5.000 yenes por persona. El alojamiento en hostales en habitación privada con baño compartido cuesta entre 5.000 y 7.500 la noche para dos personas. Dormir en hoteles económicos en habitación doble con baño privado cuesta desde 8.500 yenes. Una habitación privada para dos personas en un apartamento de Airbnb puede costar unos 5.500 yenes. Si prefieres alquilar el apartamento solo para ti, espera pagar una media de 8.500-9.000 yenes. Ten en cuenta que los precios en las grandes ciudades como Tokio serán significativamente mayores que en ciudades más pequeñas como Hiroshima. Una opción que no deberías descartar es alojarte en un ryokan (alojamiento tradicional japonés) para experimentar la sensación de dormir en un futón como los locales. La mayoría de ellos son bastante más caros que un hotel estándar, pero puedes encontrar alguno por 6.000-7.000 yenes para dos personas.

Comida: el precio de las comidas en Japón puede variar mucho. Los platos más económicos incluyen el udon (450 ¥), katsudon (400-600 ¥), okonomiyaki (desde 600 ¥), ramen (desde 750 ¥). Las cadenas de comida rápida como Yoshinoya son muy baratas y ofrecen platos de arroz/fideos con carne a partir de 290 yenes. Otra opción muy socorrida y barata en la que compran también los japoneses son las tiendas 7-Eleven. De precio medio puedes probar el tonkatsu o filete de cerdo empanado (1.000-1.600 ¥), anguila o ‘unagi’ (desde 1.200 ¥), tempura (1.500-2.000 ¥) y yakitori o brochetas de carne (a partir de 180  yenes cada brocheta). Entre las comidas más caras está el sushi, que puede rondar los 1.200-3.000 ¥ si es un restaurante tradicional sin grandes pretensiones, si no espera pagar bastante más.

Transporte: Lo más importante es que compres el Japan Rail Pass en tu ciudad de origen (NOTA: entre el 8 de marzo de 2017 y el 31 de marzo de 2018 el JR Pass se vende también en Japón a modo de proyecto piloto, para turistas con pasaporte no japonés, con un precio más elevado y solo disponible en determinadas estaciones. No obstante, recomiendo comprar el Japan Rail Pass antes de tu viaje porque te ahorrarás inconvenientes y sale más barato). El Japan Rail Pass te da acceso a todos los trenes de la compañía Japan Railways (JR), con excepción de algunos trenes de gran velocidad, entre ellos el Nozomi, y puedes comprarlo por un periodo de 7 días (218€), 14 días (348€) ó 21 días (445€). Yo lo reservé en la web de Japan Experience. Para ir del aeropuerto al centro, coge el tren Narita Express (incluido en tu Japan Rail Pass, no olvides activar el pase nada más bajarte del avión en la oficina de JR del aeropuerto, recuerda buscar el letrero verde). Pide la tarjeta Suica para los trenes, metros y autobuses del área metropolitana de Tokio, que puedes cargar en la mayoría de las máquinas de billetes. Tienes que pagar una fianza de 500 yenes, que te rembolsan al devolverla en cualquier ventanilla de Japan Rail Pass. Los autobuses son más baratos, pero lógicamente tardas más en llegar, por lo que te recomiendo moverte en tren de alta velocidad (shinkansen) y metro a menos que dispongas de todo el tiempo del mundo (lucky you!). No cojas taxis ni vuelos internos, son muy caros y en tren puedes moverte sin problema.

Excursiones: la mayoría de las entradas a templos o santuarios son gratis o muy económicas. Si vas a visitar muchos de ellos, te recomiendo que compres un pase que incluye la entrada durante 1 día a los templos más importantes, disponible en ciudades como Tokio o Kioto. También hay free walking tour en las principales ciudades como Tokio, Kioto o Hiroshima.

COSAS QUE VOLVERÍA A HACER EN JAPÓN

  • Disfrutar de la mezcla de lo moderno y lo tradicional. Quitando Osaka, que es como Tokio pero a tamaño reducido, verás que ninguna ciudad es similar a otra. Unas con su lado tradicional, otras con sus bosques de bambúes, sus templos, su trágica historia. Para mí lo mejor es combinar varias de ellas y visitar Japón no menos de 2 semanas para sacarle el máximo partido al viaje.
  • Dormir en un ryokan. No puedes ir a Japón y no dormir en un futón sobre tatami. ¡Es más cómodo de lo que parece!
  • Probar muchos tipos de comida japonesa. Vale que el sushi es lo más conocido de la gastronomía nipona (y está de muerte), pero tienes que probar los boles de arroz con carne (katsudon), el ramen, la tempura, gyozas (empanadillas fritas o al vapor rellenas de carne).
  • Desplazarme entre una ciudad y otra en tren de alta velocidad (shinkansen). Son trenes cómodos, seguros, rápidos, y lo que es más importante de todo, vas disfrutando del paisaje. Recuerda reservar tu plaza con anterioridad.
  • Alquilar una bicicleta en Kioto. De las mejores experiencias, 100% recomendable.

COSAS QUE NO HARÍA EN JAPÓN

  • Ir a un ‘maid café’ o café de sirvientas. Las camareras son chicas de aspecto juvenil, con voz de niña y vestidas como doncellas con delantales, cofia y medias hasta las rodillas. Surgieron para satisfacer las fantasías de los fans del manga, el anime y los videojuegos, donde aparecen este tipo de personajes. Para mí, es una involución en toda regla para la mujer, en pleno siglo XXI.
  • Comer platos occidentales. Ir a Japón para comer pizza o hamburguesa con la cantidad de platos exquisitos que tienen, no lo termino de ver.
  • Dejarme los cuartos en los salones de pachinko. Es una mezcla de tragaperras y pinball. Los japoneses pasan largas horas jugando bajo el ruido ensordecedor de las máquinas. Aunque en Japón el juego está prohibido y lo que ganan lo tienen que cambiar por objetos que ofrecen en el salón, como jabón para manos, peluches o cigarrillos, lo cierto es que pueden saltarse la ley cambiando estos objetos por dinero en los puestos que se encuentran fuera de los salones.