Vistas de la Plaza Mayor de Chinchón desde un mirador.
Vistas de la Plaza Mayor de Chinchón desde un mirador.

 

Muchas veces nos empeñamos en conocer lugares que están en la otra punta del mundo, cuando muy cerca tenemos auténticas maravillas. Eso es lo que pensé yo después de mi escapada a Chinchón, uno de los pueblos más bonitos de España, situado a unos 45 km al sureste de Madrid.

Los imprescindibles en una escapada a Chinchón

La Plaza Mayor de Chinchón fue elegida en 2008 por votación popular como una de las siete maravillas de la Comunidad de Madrid. Un ejemplo de arquitectura pintoresca, soportalada y con bellos edificios de tres plantas y balcones de madera. Chinchón sigue manteniendo en la actualidad una tradición que data de mediados del siglo XVI: los encierros. Sin duda, pasear por la Plaza Mayor y sentarse a disfrutar del ambiente en alguna de sus terrazas es (casi) una obligación en tu escapada a Chinchón.

La Plaza Mayor es considerada como una de las siete maravillas de la Comunidad de Madrid.
La Plaza Mayor es considerada como una de las siete maravillas de la Comunidad de Madrid.

 

La Plaza Mayor es un lugar que no te dejará indiferente durante tu escapada a Chinchón.
La Plaza Mayor es un lugar que no te dejará indiferente durante tu escapada a Chinchón.

 

Otra de sus mayores obras arquitectónicas es el Convento de los Agustinos, convertido en el actual Parador de Turismo. Se puede entrar a ver el claustro, donde además puedes desayunar a partir de las 11 horas en un entorno muy agradable (si te gustan las rosquillas, este es tu sitio). Anexa al Convento se encuentra la ermita de Nuestra Señora del Rosario, antigua iglesia del convento.

En el claustro del Parador de Turismo de Chinchón.
En el claustro del Parador de Turismo de Chinchón.

 

La Torre del Reloj es otro emblema de Chinchón. Dicen que durante la Guerra de la Independencia se destruyó la Iglesia de Nuestra Señora de Gracia, la más antigua de Chinchón. Únicamente se salvó la torre, que ha sido restaurada en numerosas ocasiones a lo largo de la historia.

La Torre del Reloj de Chinchón.
La Torre del Reloj de Chinchón.

 

Otra gran joya que esconde Chinchón es el cuadro de Francisco de Goya que decora el Altar Mayor de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, ‘La Asunción de la Virgen’. Además, se dice que Goya pintó aquí uno de sus lienzos más famosos, ‘La Condesa de Chinchón’. Además, desde el mirador que hay frente a la iglesia tienes unas vistas magníficas de la Plaza Mayor.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Chinchón.
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Chinchón.

 

El famoso cuadro 'Asunción de la Virgen', de Francisco de Goya, lo puedes ver en el altar de la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción.
El famoso cuadro ‘Asunción de la Virgen’, de Francisco de Goya, en el altar de la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción.

 

El Castillo de los Condes es otro imprescindible en tu escapada a Chinchón. En 1808, durante los tres días de asedio en la Guerra de la Independencia, sufrió expolio e incendio. De camino al Castillo de los Condes desde la Plaza Mayor puedes detenerte en otro mirador con unas vistas fabulosas. Si te fijas a lo lejos, verás hasta las cuatro Torres de Plaza Castilla.

Castillo de los Condes, Chinchón.
Castillo de los Condes, Chinchón.

 

Desde Chinchón puedes ver las cuatro torres de Plaza Castilla a lo lejos.
Desde Chinchón puedes ver las cuatro torres de Plaza Castilla a lo lejos.

 

El Teatro Lope de Vega alberga en su interior un lienzo que hace las veces de telón. El teatro tiene este nombre porque Lope de Vega escribió y firmó aquí la comedia “El Blasón de los Chaves de Villalba”.

El Teatro Lope de Vega, Chinchón.
El Teatro Lope de Vega, Chinchón.

 

Otro edificio, de gran austeridad, es el Convento de las Clarisas. Aquí puedes ver el panteón de los V Condes de Chinchón, realizado en mármol. “Se venden rosquillas”, dice el cartel de la puerta principal. Ya solo por comprar los famosos dulces elaborados por las monjas, merece la pena la visita.

Justo enfrente del Convento de las Clarisas se encuentra el Centro de Interpretación Turística “El Matadero”, donde puedes leer mucha información sobre la ciudad, sus costumbres y gastronomía. Aquí puedes ver también una maqueta con los puntos más representativos de Chinchón y descubrir muchas curiosidades. ¿Sabías que el actor y director de cine Orson Welles fue un gran enamorado de Chinchón, donde rodó escenas de sus películas “Campanadas a medianoche” y “Una historia inmortal”?

La ermita de San Roque, de estilo barroco, está dedicada a San Roque, patrono de la ciudad. Construida en la segunda mitad del siglo XVII, alberga dos retablos: uno con la imagen de Nuestra Señora de Gracia, patrona de Chinchón, y otro mayor con una talla de San Roque de 1716.

Ermita de San Roque, Chinchón.
Ermita de San Roque, Chinchón.

 

Chinchón, un paraíso gastronómico

Chinchón cuenta con una amplia oferta gastronómica, que incluye desde cordero, cochinillo y cabritos asados en hornos de leña, sopa de ajo, potaje de vigilia, quesos artesanales, anís, aceite y ajo, entre otros productos.

El vino es protagonista en esta zona, de hecho el viñedo es el cultivo habitual, siendo la garnacha la uva autóctona.

No olvides probar la repostería en tu escapada a Chinchón. ¡Apuesto a que sonreirás al descubrir postres como las pelotas de fraile o las tetas de novicia! También es famoso el hornazo, bollo de pan dulce con un huevo, y las pastas de anís.

Por recomendación de un amigo, comimos en el mesón las Cuevas del Vino (calle Benito Hortelano, 13), un restaurante decorado con mucho gusto donde el vino cobra un gran protagonismo. No olvides pedir sopa de ajo, migas de pan y cordero o cochinillo asado, su especialidad. ¿Y de beber? El vino de la casa. Importante reservar con antelación.

Mesón Cuevas del Vino, apuesta segura si quieres probar gastronomía de calidad en tu escapada a Chinchón.
Mesón Cuevas del Vino, apuesta segura si quieres probar gastronomía de calidad en tu escapada a Chinchón.

 

Sopa de ajo en el Mesón Cuevas del Vino.
Sopa de ajo en el Mesón Cuevas del Vino.

 

Plato de cordero asado en el Mesón Cuevas del Vino.
Plato de cordero asado en el Mesón Cuevas del Vino.

 

Leche frita en el Mesón Cuevas del Vino.
Leche frita en el Mesón Cuevas del Vino.

 

Otros restaurantes con buenas críticas son Café de la Iberia (Pza. Mayor, 17), El Comendador (C/ Benito Hortelano, 13), El Duende (C/ Grande, 36) y La Villa (Pza. Mayor, 45).