Natalia y Mila, madre e hija que decidieron dejarlo todo para montar un riad en Marrakech.
Natalia y Mila, madre e hija que decidieron dejarlo todo para montar un riad en Marrakech.

 

La historia de Natalia y Mila es un ejemplo a seguir. Madre e hija decidieron dejarlo todo para cumplir su sueño: montar un riad en Marrakech. Aunque los principios fueron duros, ahora tienen el Riad Azcona en propiedad y viven felices en Marruecos. ¿Quieres saber cómo lo consiguieron? ¡Comenzamos!

Natalia, Mila, contadnos un poco sobre vosotras.

Somos madre e hija.

Mila: natural de Valladolid, aunque siendo una niña, se trasladó (junto con sus padres y por motivos laborales) a Vitoria-Gasteiz. Enfermera de profesión, hasta abrir las puertas del Riad Azcona en Marrakech.

Natalia: nacida en Vitoria-Gasteiz, a los 16 años se trasladó (junto a sus padres y también por motivos laborales) a Valladolid. Cursados los estudios de Administración, pero “la casualidad” ha hecho que trabajase en hostelería (departamento de recepción en hotel) hasta hace 1 año que se trasladó definitivamente a Marrakech.

Cuando pensabais en mudaros a otro país, ¿qué os hizo decantaros por Marruecos?

Llevamos recorriendo Marruecos desde el 2005, es un país que nos enamoró desde la primera vez que pusimos el pie aquí.

Marruecos es el país de las oportunidades, aún queda mucho por hacer. Hay que tener en cuenta que nuestra forma de vida es totalmente diferente (tanto en formas de pensar, actuar, trabajar, vivir… definitivamente todo es diferente) es necesario adaptarse a este nuevo método de vida. Como dice nuestro rico refranero español: allá donde fueres…haz lo que vieres.

Y decidisteis montar el Riad Azcona. ¿Qué os animó a ello?

Realmente empezamos por plantearnos un restaurante español en Marrakech, recuerdo que lo hablamos con la familia y amigos más cercanos, elaboramos el primer borrador del proyecto y parecía viable, así que “preparamos” vuelo y comenzamos a ver posibles locales.

De repente, nos dimos cuenta que no era lo que queríamos, mi abuelo (el padre de Mila) empezó a valorar la idea de un riad.

Después de tantos años viajando por Marruecos, te das cuenta que el trato de los riads es un trato familiar, un pequeño oasis de paz en el que te sientes en casa, pero a nuestros ojos, quizás echábamos en falta pequeños detalles a los que estamos acostumbrados. Valorando todo esto, nos volvimos a casa (a España) con la cabeza hecha un lio ¿qué hacemos? ¿estamos listas para este gran paso y este cambio de forma de vida? Porque no es lo mismo visitar un país desde los ojos de un turista a los ojos de un residente.

Hicimos otro borrador del proyecto de riad y también parecía viable. Hay un montón de riads en Marrakech, pero con trato español…ninguno (lo cual nos asombró). Empezamos a ver riads y tardamos 4 años en conseguir todo lo que queríamos. La medina es muy extensa y laberíntica, los coches no pasan por todas las calles, pues son estrechas. Total que después de 4 años “se nos abrieron las puertas del cielo”, un riad bien emplazado, cerca de la plaza, a escasos metros del Palacio Bahía, el Palacio del Badi y las tumbas Saadíes, sin estar escondido en exceso (yo que soy de perderme con mucha facilidad, llegaba andando sin problemas), 2 parkings en las inmediaciones y los coches pueden llegar hasta casi la puerta principal, justo lo que buscábamos.

Terraza del Riad Azcona en Marrakech.
Terraza del Riad Azcona en Marrakech.

 

¿Qué pasos hay que seguir para montar un riad en Marruecos?

Esta pregunta trae “cola”. Hay que tener los ojos muy abiertos, porque además de buscar unas características concretas, hay que tener en cuenta las posibles formas de compra o alquiler que existen aquí.

Nosotras nos decidimos por comprar y los pasos a seguir son muy diferentes a los que estamos acostumbrados en España.

Una vez que encuentras lo que quieres, tienes que valorar que tenga “titre” (esto es la escritura pública) pues si no lo tiene, pueden llegar al cabo de unos años los herederos y pedir su parte…. lo mismo que pasaba en España hace unos años.

Una vez que te decides por comprar el edificio con “titre” toca empezar a regatear (todo aquí es regateable), notarios, traductores…. y finalmente llegas al paso siguiente, la firma del derecho de la compra-venta, ahora crees que ya está todo hecho y ¡qué va! aquí es donde te das cuenta de que este es el país de los “papeles”. Ahora entra en juego el Ministerio de Religión, pues toda la Medina está valorada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hasta aquí perfecto, ahora toca esperar a que te den el “ok” para la compra-venta y después de unos meses…llegó nuestro ok.

Recuerdo que fueron unos meses de continuas llamadas a Marruecos, a nuestro inmobiliario y al notario, meses de nerviosismo, de querer empezar ya con nuestra nueva vida.

Por fin firmamos nuestras escrituras y acto seguido de salir del notario nos fuimos a recoger las llaves a nuestro nuevo riad, a inspeccionarlo todo, a verlo y a valorar todas las reformas que queríamos hacer.

¿Existen muchos trámites burocráticos?

Como ya he dicho, Marruecos es el país de los papeles y además de esto, hay un dicho muy extendido “la prisa mata”.

Son innumerables los pasos a seguir, los tiempos de espera y el número de papeles necesarios para hacer cualquier trámite.

¿Es posible tener el 100% de la propiedad de un riad?

Si, todo extranjero puede montar casi cualquier tipo de negocio aquí teniendo el 100%. Hay unas cuantas excepciones como agricultura, pesca y ganadería, en los que sí es necesario un socio marroquí.

¿Existe turismo local dentro de Marruecos que se aloja en vuestro riad o son principalmente extranjeros?

El turismo cambia constantemente dependiendo de la época del año, nosotras principalmente nos dedicamos al turismo hispano-parlante, pero sí que tenemos y hemos tenido extranjeros de todo el mundo.

Marruecos es un destino exótico y mágico, el cual atrae a turistas de todo el mundo.

¿Qué es lo más gratificante de vuestro trabajo en Marruecos? ¿Y lo que menos?

Lo más gratificante es ver en los ojos del cliente esa sensación de que está disfrutando, ver salir ese niño que todos llevamos dentro y que se emociona al ver cosas nuevas a las que no está acostumbrado a ver en su país de origen.

Pero es verdad que no lo ves en todos los ojos, es necesario venir con la mente abierta a cualquier cosa, porque en este país todo es posible.

Lo que menos… pues realmente no sé muy bien, hemos tenido muy buena suerte con casi todos los clientes, personas maravillosas que llegan como clientes y se van como amigos.

Quizás sí puedo decir con toda seguridad que Marruecos no tiene término medio, o te gusta tanto que te enamora y eres un turista reincidente o no te gusta hasta el punto de aborrecerlo y no volver nunca.

Personalmente creo que es el “choque” de ver todo tan diferente a lo que estamos acostumbrados a vivir desde niños, debes venir con la mente abierta y ganas de conocer y adentrarte en la cultura marroquí.

¿Animaríais a otras personas a montar su propio riad en Marruecos?

Noooo, sería nuestra competencia, Jajajaja.

Supongo que si es el sueño de una persona… no puedo decir nada más que adelante.

Patio del Riad Azcona en Marrakech.
Patio del Riad Azcona en Marrakech.

 

A medio-largo plazo, ¿tenéis previsto volver a España?

De vacaciones, a visitar a la familia, a ver a los amigos… por supuesto. A vivir… no.

¿Es fácil integrarse en una cultura tan diferente? 

Es facilísimo, los marroquís son personas extremadamente acogedoras con el turismo y con el extranjero en general.

También es cierto que no es lo mismo cuando vienes de turista a cuando realmente resides aquí, pero al español lo quieren y lo reciben con los brazos abiertos, pues hemos convivido muchos años en el pasado (sólo hay que ver la historia) y nos llaman hermanos.

¿Es seguro vivir en Marrakech?

No sólo es seguro Marrakech, el país en general está blindado. Nosotras nos sentimos muy seguras.

Siendo mujer, ¿es seguro viajar por libre fuera de las zonas turísticas de Marruecos?

¿Para conocer realmente un país puedes limitarte a conocer sólo la parte turística? Tenemos en mente que toda la sociedad marroquí es machista y en absoluto, es un tópico muy extendido y tremendamente erróneo. Esta sociedad es totalmente matriarcal, una vez estás dentro y empiezas a tener la suerte de formar parte de ella, de ver desde dentro la cultura, la forma de vida y el día a día… ¡es asombroso!

Los niños y los ancianos son cuidados y valorados como auténticos tesoros. Me encanta ver estos valores en las personas.

Con lo único que tienes que contar siendo mujer y viajando sola por este país es que a los chicos/hombres marroquís, en general, les encanta el “juego” de la seducción, son ligones por naturaleza y no se cortan un pelo, pero como mujer, puedes decidir si quieres seguir el “juego” o no. Son muy respetuosos y cuando tú dices no, es no y tampoco se ofenden.

Contadnos vuestros tres lugares favoritos que visitar en Marrakech

Tenemos gustos totalmente diferentes.

Mila:

  • La Medina profunda (donde no llegan los turistas y se ve el auténtico Marrakech)
  • La Menara y sus jardines (por su tranquilidad y su paisaje)
  • La Mellah o barrio judío (por su historia y proximidad con el riad)

Natalia:

  • La Medersa de Ben Youssef (cerrada hasta el 2019 por restauración)
  • La Plaza de las especias (no es tan turística como la del Jmaa El Fna)
  • Perderse por los zocos (olores y colores que te envuelven)

¿Qué tres restaurantes recomendaríais a nuestros lectores?

Algunos de los restaurantes los compartimos las dos, aunque es difícil solamente decantarse por 3 cada una….te haría una lista un poco más extensa.

Mila:

  • El Corner café
  • El Portofino
  • El Pepe Nero

Natalia:

  • El Palais jad mahal
  • El Dar Essalam
  • El Paradis du safran (está saliendo de Marrakech hacia la Route de Ourika)

Y por último, ¿qué balance hacéis de los “casi” 2 años que lleváis en Marrakech?

No puede ser más positivo, después del primer año (que ha sido durillo), todo empieza a tomar forma.

A nivel personal: hemos sido aceptadas en el barrio y hemos hecho nuevas amistades (llegando a considerar a algunas personas como nuestra propia familia).

A nivel profesional: nos ha costado un poquito más, nuestra forma de trabajar no es ni parecida a la de aquí, por lo que hemos tenido que aprender muchísimo y estoy convencida que aún nos faltan muchas cosas por aprender, pero muy contentas, ya empieza a sonar el Azcona con fuerza por todo Marruecos, quien más y quien menos ha oído hablar de nosotras, pero claro 2 españolas, madre e hija, con riad en Marrakech… creo que solamente somos nosotras.

Si te ha gustado esta entrevista, quizás también te interese leer la entrevista a Laura Martínez de Tetuania.com sobre cómo es la vida en Tetuán siendo freelance.